Reflexiones I

Los que me seguís hace algún tiempo, ya sabéis que éste es un blog muy personal. En él invierto mucho tiempo y además me abro absolutamente en cuanto a opiniones y a experiencias. Hacer un cambio tan grande implica ser fuerte y no tener miedo y el blog me ayuda muchísimo a ir recordándome por qué hago lo que hago y para repasar todo lo que he aprendido durante este último año.

Estoy completamente segura que no soy la única que está viviendo éste proceso y me llena mucho el pensar que pueda ayudar a alguien que esté viviendo lo mismo que yo. Sé que no soy una experta ni mucho menos pero creo que algo puedo aportar, aunque sea un poquito.

Durante este tiempo con el blog he crecido mucho y he aprendido también un montón. Me encantó leer el libro “Muchas vidas, muchos maestros” y descubrir que lo que yo creía y pensaba sobre la vida y la muerte tampoco era tan descabellado. Está claro que todos tenemos que encontrar nuestra motivación en la vida. Sobre todo, creo que es importante tener algo a lo que aferrarnos en momentos complicados y tener una visión de la vida en la que podamos darle la vuelta a esas situaciones y transformarlas en algo positivo.

Lo que más me ha sorprendido ha sido que al compartir todos esos pensamientos poco habituales, mucha gente de mi alrededor se ha mostrado receptiva e incluso hemos descubierto que pensamos de manera muy similar sobre eso. Y es genial porque lo ideal es que cada uno encontremos el punto en que estemos a gusto y podamos ser felices. No importa si uno cree más en una cosa o en otra. Pero al menos es positivo que podamos ofrecer una visión distinta a la habitual para todas esas personas que no hayan encontrado su camino ideal. Tal vez así les ayudemos a que puedan crear su propio camino.

Me sorprende la tranquilidad con la que vivo, aunque mi situación no sea la ideal. Vivo mucho más tranquila y feliz ahora que tengo algún problemilla personal y estoy en un trabajo que no es el que yo me había marcado como ideal para mí. Además, cobro menos dinero pero gasto mucho menos también ya que todo lo el dinero que desperdiciaba era por culpa de la ansiedad que sufría. Ahora he aprendido a disfrutar de las pequeñas cosas, de los paseos, de la compañía y de la satisfacción de tener menos cosas pero que me gustan mucho más.

Me gusta mucho la idea de dejarme fluir, de que el universo me sorprenda y no esperarme las cosas que me puedan pasar o luchar fervientemente en algo que luego si no pasa, me pueda crear decepción.

No todo es tan sencillo, llevo varios meses con el cambio y aún hay muchas cosas que debo mejorar y trabajar. Además, hay días difíciles en los que se me olvida un poco todo y me dejo llevar otra vez por los malos pensamientos. Sin embargo, la diferencia es que ahora cuando me siento así, sé lo que tengo que hacer. Cuáles son las técnicas de respiración que debo realizar, como debo meditar e incluso qué libro releer que me recuerde esos valores.

Por último, quiero agradeceros a todos los que seguís aquí des del primer día y a los que acaban de llegar, Bienvenidos! Estoy súper agradecida por todo el feedback y por los comentarios que me dejáis. Ya sabéis que me encanta que podamos formar una comunidad y crecer todos juntos hacia una vida más plena y feliz.

Namasté

Anuncios